jueves, mayo 3

De los diarios de Alejandra Onanian

Fotografía: Brooke Shaden


-Si me suicido no es por nadie, es porque soy una jodida genia y todavía no veo que le hayan puesto mi nombre a una escuela o por lo menos a una plaza. Nada. Tengo que pagar el pasaje de manera normal -es más, tengo que pagar 50 centavos extra si es en las noches- y nadie me cede el asiento. Ah y de cine, ni hablar. Lo detesto, hasta ahora no he visto que hayan hecho un película sobre mí. ¿Cuánto más debo soportar esta humillación?
-¿Usted ha publicado algo?
-No y eso es lo de menos, lo tengo todo acá, en esta cabecita maravillosa; pero nadie se da cuenta, ni siquiera el puto alcalde. ¡Denme las llaves de la ciudad aunque sea!
(...)
-¿Cuándo planea volarse los sesos?
-El día que termine de escribir mi plaquette llamada Para construir un nuevo mundo, primero hay que destruir éste que vendrá compuesto sólo de tres poemas; impresos en papel ahuesado de 150 gramos, tipo de letra Garamond, tamaño 10. Porque las grandes obras son así: breves y amarillas. ¡Bang bang!
Publicar un comentario