lunes, diciembre 22

Cortar por lo sano

Acababa de recoger mi canastón navideño: bañador de plástico, botella de vino, panetón, galletas y chocolates; iba caminando por la Av. Heroínas pensando que el año podía acabar bien después de todo. Eran las 11 de la mañana con un sol enfermo de calor, usé el bañador de plástico color fucsia  como sombrero improvisado, llegué a una plaza y entonces la vi. 

Descalza sobre una pequeña pirámide escalonada; con el cabello largo y suelto. El cabello, esa es la clave de todo esto; entonces él apareció, subió las gradas hasta alcanzarla, ella retrocedió dos pasos, sintió miedo —en retrospectiva, creo que todos lo sentimos—  y luego contaron: Uno, dos, tres, cuatro cinco, seis, siete, ocho; ella se dio la vuelta y él la sujetó del cabello, como tantas otras veces, pero ahora con una tijera entre manos. Lo cortó casi de raíz, le entregó el mechón, arrojó la tijera y se fue —o huyó— ella bajó por las gradas esparciendo sus cabellos por todo el lugar.

Me entregaron un papel con una nota: 
"Aquél con quién viví una relación amorosa, intensa y violenta, lo invito a que corte mi cabello, tomando mi pelo de la misma forma que lo hacía cuando me agredía.

Liberándonos así de esas experiencias dañinas, dejando en el pelo cortado ese círculo dañino emocional y violento del que fuimos parte".


Emprendí el regreso a casa pensando en lo sucedido, definitivamente este año no está para primaveras y flores.










miércoles, diciembre 3

(+)


Adiós Bobby, ese saxo vertiginoso y saturado en coca resonará por siempre en las paredes de esta habitación.