viernes, diciembre 16

Las llaves

Hace unos días perdí mis llaves. Las busqué por toda la casa, pregunté por ellas, intenté recordar la última vez que las vi; acabé buscándolas en los lugares menos pensados: el refrigerador, la cocina, el cajón de los cubiertos y el baño. Nada de nada. Las llaves se hicieron para perderse en el momento menos pensado.

El  no tenerlas en el bolsillo viene a significar, la pérdida de una de las pocas conexiones físicas  que se tiene con el hogar. Ellas y sólo ellas tienen el mecanismo necesario para que se pueda producir el retorno a casa todos los días. Al haberlas extraviado, en cierta medida me extravié por completo. Deambulé por la ciudad sin tener nada que me haga recuerdo  que pertenezco a un lugar.

Se siente extraño tocar el timbre de tu propia casa. Ahora soy un desconocido que espera impaciente a que alguien le abra la puerta, además de aceptar silenciosamente toda clase de recriminaciones por el extravío.

Ayer encontré mis llaves, se habían ocultado por debajo de la alfombra, parecían un bichito que dormía con las piernas dislocadas.

jueves, diciembre 8

She's So Heavy



Abbey Road fue el último trabajo de estudio de The Beatles.  Si se le pide a cualquier persona que mencione lo qué recuerda de aquél disco, primeramente se remontará a  la clásica portada -tan clásica que no se comentará nada de ella en este post-. Si se le consulta por las canciones que recuerda de ese álbum, la respuesta se inclinará por los dos hits archiconocidos: Come together y Something. Hasta ahí nada nuevo. Sin embargo, una de las joyitas no tan brillantes a simple vista, es aquella que se encuentra en el track número seis: I Want You (She's So Heavy)

Esta canción, con más de siete minutos de duración, es simple, o al menos lo es en su letra: Cuatro versos contundentes que sirven para que John declare su amor total a Yoko. Entonces, con esos antecedentes ¿Dónde está la chispa?


-En los coros de McCartney, la voz de  Paul  se convierte en un grito desaforado -léase aullar-  cada vez que pronuncia: "heavy"
-En  la voz de Lennon que con el transcurso de la canción se va transformando en angustia y obsesión, el amor que  siente por Yoko se ha convertido -en esta canción- en algo enfermizo con lo que ya no puede lidiar, una obsesión que no tiene salida. 
-El órgano por su parte se encarga de aportar tonos escalofriantes al final de la única estrofa, que es repetida constantemene. Un círculo vicioso. Un círculo musical. 
-A partir del minuto cinco, la canción se convierte en una  reiteración de acordes que trasluce la locura; este final sobrecogedor va progresando con sonidos cada vez más asfixiantes: todo se reúne en un ruido lúgubre y caótico que parece no terminar, pero la canción es cortada abruptamente, y en el éxtasis de su alucinación: sale el sol.

Treinta y un años sin John Lennon

lunes, septiembre 12

Eddie Vedder - Ukelele songs

¿Qué se puede esperar de un disco que en su titulo, avisa de qué se trata? En un principio no mucho, dado que el ukelele no es un instrumento de uso habitual en el universo rock. Pero este es el disco de Eddie Vedder, el fuego dentro del fuego —léase Pearl Jam. Alguien a quien nunca le gustó ir en el mismo sentido que la corriente desde los inicios de los 90’s hasta la actualidad. El resultado de este su segundo trabajo como solista es el mismo que uno sentiría al estar contemplando una foto en blanco y negro. Una fantástica foto en blanco y negro, con sus cambios sutiles de tonos, sus sombras y sus espacios en blanco que muestran/dicen más de lo que se ve/oye. 

El disco comienza con Can´t Keep, (Rioct Act 2002) la primera canción en la que empleó el ukelele —sin tomar en cuenta Son Forget, porque en palabras de Vedder: “los acordes son un robo desvergonzado” a Blue, Red and Grey de The Who. 



“...Este es el adiós” Vedder rasguea mientras juega a morir, su voz no lanza sus aullidos característicos pero el sufrimiento y la soledad están ahí, presentes; como en la tapa del disco, un hombre sentado frente a su máquina de escribir, ubicado en las profundidades del océano. 

El instrumento protagonista del disco dibuja líneas melódicas que dan el espacio necesario para que Eddie suspire y susurre sus letras, como si dos sonidos solitarios se estuvieran buscando en la lejanía pero jamás encontrándose. En Broken Heart el punteo del ukelele tiene el mismo ritmo que tienen las olas del mar. Ésta última, más Goodbye y Satelite son los puntos altos del disco. No olvidar que otra de las perlitas del disco es la participación en los coros de Cat Power, pareciera que su voz estuviera un paso detrás de la de Vedder, intentando alcanzarlo en Tonight You Beong To Me. Celulares que interrumpen, el sonido metálico que tienen los encendedores, un re-versión de un tema de The Mamas and the Papas y alguna maldición por no tocar el acorde deseado hacen de Ukelele Songs el disco punk más minimal del año. 

Y si se preguntan el porqué del retraso de esta reseña, dado que el disco ya salió hace algunos meses, fue porque no tuve el tiempo ni el valor para quitarme los audífonos, mientras lo escuchaba una y otra vez. El botón de Stop desapareció.

Si te mueres por escuchar el disco, clic aquí


martes, julio 26

Why?nhouse

Porque ya se veía venir
porque sino, se hubiera convertido en una grotesca caricatura -si es que no lo era ya - de sí misma
porque siempre se aspira más de la cuenta
porque es difícil quitar el pie del acelerador, no por inexperiencia sino por fascinación
porque le llegó la invitación a un club, al cual no tuvo el valor de rechazar
porque rehabilitarse es aburrido
Winehouse

lunes, julio 18

Charly Garia - Hello Unplugged




Existen personas a quiénes no me gustaría ver envejecer, entre ellas se encuentran: Eddie Vedder, Cat Power y Charly García. Sobre todo a éste último que pese a los 60 años que lleva a cuestas, aún conserva la irreverencia y furia intactas, algo que muy pocos rock stars pudieron sostener, de una forma u otra tuvieron que convertirse en  un lindo recuerdo y nada más.

Recuerdo que cuando estaba en la universidad asistí a un congreso de economistas en Sucre (una ciudad cercana a la mía). Era uno de esos típicos viajes de adolescentes donde cada uno quiere demostrar lo rebelde y desenfrenado que puede ser.

En el ’94 salió Hello Unplugged, que vista en retrospectiva vino a convertirse en un receso/tregua de el caos Say No More, la belleza de este disco radica en que las canciones son despojadas de las baterías programadas y el uso de sintetizadores, tan característicos de los discos  de García en los 80’s, de esta forma los viejos hits adquieren una dimensión intimista y  dolorosa.  En  “No soy un extraño” se siente el frío al atravesar “la plaza, la razas y el color”  mientras el bandoneón, perfectamente instalado en una esquina, sirve de marco para una postal porteña que a Charly le tocó habitar una y otra vez .

Desperté en el asiento del bus rumbo al restaurant, estaba pálido y con un dolor de cabeza insoportable. El sol me daba de lleno y no quería moverme por temor a vomitar frente a las aterradas miradas de los pasajeros

García en el piano, María Gabriela Epúmer en la guitarra se lanzan en picada hacia un rock and roll básico y fundamental en La sal no sala; trazan el  homenaje a ese ya casi ya mítico proyecto Spinetta-García en Rezo por vos. Eiti Leda  ensamblada con Viernes 3 am es el tributo a aquella banda que alguna vez se hicieron llamar  los Beatles argentinos, en un momento de la canción Charly olvida la letra haciendo gala de su error, a nadie le importa, todo capricho de Mr. Say No More es ley.

Sólo atiné a ponerme las gafas y los encender el MP3, los primeros golpes de batería de Yendo de la Cama al Living sonaban en los audífonos, mientras me iba despreocupando gradualmente a medida que me volvía a recostar en el asiento

La partida inesperada de María Gabriela Epúmer ha servido en alguna forma para el renacimiento de García.  Dentro de algunos días el hombre del bigote bicolor llegará a Bolivia, con algunos kilos demás y  ya sin demoler hoteles a su paso. Ahora es un viejo rocker que puede mirar el camino recorrido y mandar a cagar a todo aquél que no quiera verlo envejecer. Charly es Dios, es Gardel, es más.


Actualización del Post: En una auténtica jugada Say No More, el concierto en La Paz se canceló. No esperábamos menos de Charly

miércoles, junio 29

En aeropuertos

En Aeropuertos

Viajar en avión es místico
es experimentar fascinación por el vértigo,
las nubes son olas de un mar embravecido
dispuestas a esperar lo necesario para atraparnos.
Viajar en avión es místico
y adormecedor
y epifánico
Pero ¿A quién le importa?
El vuelo dura una hora
pero el asfalto  se te ha metido en las uñas.
En la esquina te están esperando
ocultos y armados
listos para la emboscada.
Eres una presa tan fácil
que ahora no tiene puesto el cinturón de seguridad.
Aterrizaje forzoso en cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Pd.- El video que acompaña al post le pertenece a Santiago Ney Marquez en una presentación en el encuentro de editoriales cartoneras en Asunción-Paraguay 
Pd2.- Aún estoy en pre-embarque


lunes, mayo 9

Soda Stereo - Sueño Stereo




Antes de 1995 el  camino de Soda Stereo ya era muy largo,  venía  poblado de peinados raros, discos capitales, peleas, conciertos multitudinarios, excesos que finalmente desembocaron  en Sueño Stereo, el  que es por hoy, el último material discográfico realizado en estudio por el trío argentino. 

Grabado y mezclado en Londres, Sueño Stereo comienza como una gota que cae al océano, expandiéndose en  ondas concéntricas cada vez más grandes, para  luego dar paso a un siniestro cuarteto de cuerdas que retratan un amor tortuoso en  Ella Usó Mi Cabeza Como Un Revólver, uno de los tantos títulos memorables en la discografía de la banda, y es que Cerati había encontrado facilidad a la hora de jugar con la sensualidad de las palabras, quitándose de encima el rol de poeta que tantas veces le quisimos asignar.

El ritmo atmosférico que encierra Disco Eterno, muestra la madurez que la banda ha obtenido a largo de años de ruta. “Me salí fuera de contexto…” dice Cerati mientras la batería, pausadamente se convierte en  el punto de equilibrio  de la canción. “Alta fidelidad cuando este deseo crece” y la banda se olvida de su humanidad tangible y se convierte en una suerte de satélite sónico perdido en el espacio.  

El retrato de una noche da lugar a  Paseando Por Roma “es extraña esta ciudad o yo estoy fuera de escala” donde el riff de la guitarra te invita a transitar las calles velozmente, dejando luces detrás, perdiéndote en la fauna de la metrópoli “Nada más para decir, sólo hasta mañana”.

Los conciertos de la gira promocional del disco se iniciaban con un sampler  lisérgico, lentamente se le adherían el bajo de Zeta y los platillos de Charly Alberti. Era el inicio de Planta, a mi parecer el mejor tema del álbum. “No sé qué me pasa, que ya no puedo volver” los violines ascienden en el cielo, mientras Gustavo repite alucinado “al oír, al oír”. El secreto de la canción — y del álbum en sí— radica  en  la coexistencia atmosférica entre guitarras, cuerdas y loops.  Los parlantes suenan desde la  vía láctea mientras se escucha Moiré, la idea  del sueño acaba; despierta Gustavo, despierta.               

Descarga el disco aquí                                                           

lunes, abril 18

Las hormigas

Cuando tenía cinco años era dios. Armado con un vaso de agua y una lupa apocalíptica destruía civilizaciones enteras. Los pocos sobrevivientes corrían despavoridos, pero al final eran ahogados en mi saliva.


Cuando tenía cinco años  odiaba la hora de dormir, porque estando acostado, lloraba sin consuelo mientras pensaba que el ojo del todopoderoso me estaba buscando y que su divina mente encontraría la forma más horrible de eliminarme.

Cuando tenía cinco años era dios


Pd.- La fotografía le pertenece a Caryn Drexl

jueves, febrero 24

Febrero productivo

Estas esperando que llueva para dejar de asistir a tu trabajo; te recostarás en la alfombra del living y esperarás que las goteras hagan lo suyo. Tu perro te ladra, hace tiempo que no le caes bien.

La radio te dice: " Busca mejorar su suerte, la pitonisa Xuxa tiene la solución"

martes, febrero 22

PJ Harvey - Let England Shake


Cuando te enteras que PJ Harvey  va a sacar un nuevo material discográfico, sabes que lo que encontrarás serán canciones que no necesariamente se ajustan al beat del momento. En esta ocasión, la inglesa asume el rol de corresponsal de guerra, relata todos los horrores de un conflicto bélico  mientras su música obtiene un sonido atemporal que contrasta con la dureza de sus letras

Let England Shake es un disco de guerra, muerte y esperanza. PJ Harvey dejó a un lado a sus fantasmas y obsesiones, dirigió la mirada a un nuevo objeto de amor/odio: su tierra natal, Inglaterra. Las  canciones de este reciente material recorren campos devastados por una  batalla atemporal, soldados que marchan y esposas que levantan sus manos cual ramas de árbol a la hora del adiós.
 
Es en Let England shake, a mi parecer el mejor tema del disco, donde el xilofón y la autoharp —instrumento predilecto de PJ desde White Chalk—logran un ritmo hipnótico y cadencioso.  En The last living rose  y Bitter Branches Harvey vuelve a colgarse la vieja guitarra —que fue su sello personal en discos como  Dry y Ride of me. Por un instante los nostálgicos estarán saciados; pero no hay que hacerse demasiadas ilusiones,  esta inglesa ha demostrado no hacer concesiones a nadie, salvo a su instinto de exploración musical que le ha sabido dejar bien librada en más de 20 años de carrera artística. 



Una trompeta llama a las armas en “The glorious land”. Es ésta quizás la canción con la que simbólicamente PJ Harvey escupe a la reina y quema una bandera británica: “¿Cuál es el fruto glorioso de nuestra tierra?”, se pregunta. “Sus frutos son niños huérfanos”, se responde. Inglaterra tiembla. Otro de los puntos altos del disco, es cuando el coro de voces desparramadas, abre paso a una Harvey al borde del desmayo trágico cuando canta: “Vivo y muero por Inglaterra”, dando comienzo a “England”. Su voz suena dolida, cruda, pero sobre todo hermosa. “Inglaterra, me dejas un sabor amargo”, dice.

Un piano que parece haber sido extraído de las sesiones del “White Chalk” marca la ruta en Hanging with the fire; mientras que en Written On The Forehead   incita a  que quemen el escenario devastado por la guerra. Su habitual colaborador, Mick Harvey  tiene rol protagónico— para la muy Venus in Furs —en The color of the earth.
 
Let england Shake  logra provocar  temblores en quien lo oye. Es un disco que se perfila como uno de los mejores del 2011.  Habrá que ver lo que dicen (léase cantan) Radiohead y The Strokes con sus nuevos trabajos, el balón está en su cancha.  Mientras tanto PJ Harvey ha logrado un trabajo que está muy lejos de considerarse una reinvención, sino más bien se trata de una nueva conquista en su búsqueda de nuevos retos musicales. Su círculo está aún muy lejos de cerrarse.



Publicado tambien en POTQ y Opinión

Link de descarga, aquí

jueves, febrero 3

Adios Rayas Blancas


Tengo problemas con el tiempo. Llego retrasado a todos los sitios. Los White Stripes  pulverizaban su tiempo con golpes de batería y afilados riffs.  La ciudad está siendo recorrida por elefantes de marfil, ensangrentados. Avanzamos en procesión detrás de ellos. A las nueve, a las doce, a las seis, todo es igual. Corro desesperadamente para tratar de encontrarle un segundo extra al minuto. Finalmente, llego a mi  destino y  mientras soporto las miradas de enojo y  escucho las reprimendas, pienso que, en algún escenario de este planeta, habrá alguna banda de  garaje rock con gotas de blues que llegue tarde al escenario o que cancelen su concierto por lluvia o ansiedad. Decido irme.  Es el fin,  adiós,   primer dolor lúcido. Orquídeas azules nunca más. Y  late el reloj, te juro que late.



Los White Stripes ya no pertenecen a Jack y Meg. Los White Stripes ahora les pertenecen (a Uds.) y pueden hacer con ellos lo que quieran. La belleza del arte y de la música radica en que puede durar para siempre si la gente así lo quiere. Gracias por compartir esta experiencia. Su participación no será olvidada, estamos sinceramente agradecidos" 

http://www.ellibrepensador.com/2011/02/14/adios-rayas-blancas/ 

http://www.opinion.com.bo/opinion/ramona/2011/0213/suplementos.php?id=158 

miércoles, enero 5

Nudo


Nuevo año y nuevos propósitos, en este caso son tres los deseos, tras haber comido 12 uvas y soplar 25 velas.
  • Poder convertirme en el octavo Arcade Fire o el sexto Radiohead
  • Aprender, de una vez, a tocar guitarra
  • Publicar Alter (Fu)ego
Dicho esto, volvamos a lo nuestro, la poesía. En esta ocasión: Nudo, un trabajo que tardó mucho en ser publicado, debido a que perdí la hoja con las correcciones y sugerencias que había realizado la chica del bosque. Lo siento. Por suerte tuvo la amabilidad de volver a realizarlas.

Para este post tenemos el gran honor de contar con una de las pinturas de Dalí: "Sueño causado por el revoloteo de una abeja en torno a una granada, un segundo antes de despertar". Mi favorita de lejos.






(Todos los caminos acaban en) Nudo

Tengo un laberinto atravesado en mi garganta.
Para huir del silencio,
mi voz debe encontrar la salida
transitando callejones de arena seca
arrastrándose por mi lengua seca
que no ha probado dolores.

Miro el cielo con su destrucción sucesiva  de envolturas,
ha dejado en libertad
a una mujer dormida,
ajena a la gravedad.
jamás podré despertarla
con palabras que forman un laberinto afónico

Los peces de Tokio han jurado devorarse mis ojos
en una acto ceremonial sin sobresaltos para ninguno de los dos.
No recuerdo el equilibrio,
porque los engranajes del viento están restaurados.
En el parque una serpiente engulle un árbol
y se multiplica a través de la raíz,
desearía tener sus boca ciega para engullirme al sol.

No hay alteración de colores en penas infrarrojas.




Con este poema participo en el tercer Concurso de Poesía de Heptagrama