jueves, mayo 3

Los detectives de ciudad gótica



Jim Gordon  es teniente en ciudad gótica , se mudó a esta ciudad hace poco con su esposa que esta próxima a dar luz. Cada noche al llegar del trabajo enciende un cigarro antes de meterse a la cama; hay días en los que se pregunta  en qué  pensaba cuando decidió traer un hijo a este mundo , sobre todo a esta ciudad, a esta miserable ciudad. 

Se levanta temprano en las mañanas y prepara el café mientras lee el periódico; por alguna razón desconocida su reloj se atrasa diariamente, ha intentado de todo para solucionar el problema sin obtener  resultado. Hace algunas semanas ha conocido a alguien en el trabajo; ella le ha sonreido y le ha invitado a tomar un café.

En ciudad gótica llueve todo el tiempo, poco a poco Jim Gordon se ha ido convirtiendo en un paranóico, sabe que gran parte del escuadrón de polícia está corrompido y él se ha convertido en un  estorbo dentro la gran maquinaria. Debe mirar atrás y a los costados, evitar transitar por calles vacías, desconfiar de todas las miradas, encontrar alguna frase sospechosa en las conversaciones habituales y sobre todo verificar -a cada instante- que su arma esté cargada.

Exhala el humo de su cigarrillo, cada vez odia más a esta ciudad, si por él fuera detonaría una bomba para exterminarla por completo. Ayer ha sido ascendido a capitán. La mujer de la que se ha empezado a enamorar  le enciende otro cigarro y lo invita a caminar bajo la lluvia.

Son las 2:30 am, el ahora capitán Jim Gordon está en su casa, mira a su esposa dormir plácidamente mientras él abre una carta donde recibe amenazas de muerte "Sabemos que tu esposa está embarazada" dice una las líneas. Es el sexto sobre en lo que va de la semana.

Intenta dormir un poco y se acuesta en la cama, pero el insomnio es más fuerte, siente la cabeza pesada pero los ojos continuan abiertos de par en par. Coloca el revólver al alcance de su mano y prende la televisión, todos los noticieros están hablando de lo mismo: un demente enmascarado ha instalado su reino de sombras en ciudad gótica.

En un universo paralelo (?), Jim Gordon fue un baterista destacado que tocó junto a George Harrison, John Lennon y los Beach Boys entre otros; es co-autor -junto a Eric Clapton- de Layla, una de las canciones más famosas de todos los tiempos. A principios de los 80's las drogas y el alcohol acentuaron una esquizofrenia no tratada, comenzó a oir voces y tener alucinaciones, producto de ello asesinó a su madre con un martillo. Actualmente se encuentra en el asilo de Arkham.
Publicar un comentario