martes, junio 11

Escala


Descreimiento a gran escala:

Ante la imposibilidad de subirse a todas las escaleras, bien  puede uno recostar la espalda contra el piso y mirar el ascender y caer continuo.

Las oportunidades sirven para ignorarlas y seguir buscando lo que uno vino a buscar al mundo, aunque eso signifique a veces que haya que cavar por años enteros y enterrarse del mundo.

La mañana delicada se repetirá por seis o siete ocasiones a lo largo del año; siempre habrá alguien que encuentre algo revelador y único en ella: hacia dónde vamos, quiénes somos y por qué nos caemos. Todo igual, sin novedad.

Un árbol es sólo eso, a veces menos.

Las religiones no tienen las respuestas ni las preguntas; pero sí la capacidad de ocultar todo y aparentar que tienen algo, algo sagrado y misterioso. El agua cayendo por la ducha es un hecho misterioso, o la mecánica de un tornillo girando e introduciéndose más y más. Estamos vacíos y predispuestos. Siempre.



“Las palabras son budas” J.K.
Publicar un comentario