jueves, mayo 18

(+)



Una vez cantaste que nada podía matarte por mucho que lo intentaras. Hoy esas palabras adquieren un tono demencial, fatídico. Nadie lo supo ver. Aún no salgo del asombro y tristeza porque cada vez son menos los amigos que quedan en la ruta. Adiós Chris, tu voz resuena en mi cabeza entre todo este ruido: "Follow me into the desert..."


Publicar un comentario