domingo, diciembre 30

Balance General


Se acerca el fin de año y con él todos los balances: económicos, sentimentales, futbolísticos, musicales, políticos, orgásmicos, etc. Cualquier aspecto de nuestra vida estará sujeto a ser observado con lupa. Los más obstinados con esta dinámica harán una lista de sus virtudes y errores, anotarán posibles maneras de mitigar estos últimos. Como en una empresa. Si la vida es como una empresa. Un análisis FODA no vendría mal, con papelitos de colores -llamados posits en la jerga oficinesca- cuadritos esquematizados y escritos con diferentes colores de marcador. Todo didáctico. Todo esquematizado. 

¿Y qué hacer cuándo hay varios posits en la casilla de las Debilidades? ¿Qué hacer cuando se sabe qué a lo largo de todo el año se ha jugado al más descarado auto-sabotaje? El puro placer de verlo destruido todo por mano propia. ¿Eso entra en Fortaleza o en Amenaza? 

Y cómo se empieza un balance sabiéndose de antemano que se tiene saldo negativo. Nadie pide ganancias cuando los bolsillos están rotos. Un mal año. Una mala racha. Los dados estaban cargados y nunca salió el doble seis. La escopeta del tiro al blanco tenía la mira desviada. El árbitro no vio la falta en el área. Era penal. 

Que este fin de año sirva para olvidarlo todo. Nadie comerá uvas a medianoche, sólo apretar los dientes y esperar que el reloj marque las doce. Se ha sobrevivido y eso es lo único que se necesita saber, el cómo y el porqué carece de sentido en ocasiones así.

Publicar un comentario