domingo, febrero 1

Día García

I

Hay días, a veces meses y en casos extremos pueden ser largas temporadas, en que me siento apto para estar en la más pura insociabilidad. Largas caminatas, paseos en bicicleta, siestas en algunos parques, lecturas salvajes en algún café de la España, cualquier actividad reducida a singular. Una destrucción de las redes sociales que tanto me cuestan elaborar. Día García.

Y ésta actitud viene a ser una suerte de muerte fénix que me sirve para valorar a las personas y entenderlas mejor y sobre todo para tratarlas mejor, así es que después de todo este cierre de círculo tiene su lado positivo (esa es la explicación más piadosa que encontré para esto).

Por supuesto que mis amigos al principio no entendían éstos cambios repentinos de humor: ayer buena camaradería, compartiendo reuniones y opiniones y al día siguiente una lejanía absoluta. Con el tiempo algunos se diluyeron, otros (talvez los verdaderos) aún siguen acompañándome en la ruta.

II

Se acabó enero y como todos los eneros fue irreal, pero éste creo que entrará en el baúl de los objetos queridos por sus noches bohemias y su insomnio atroz entre otras cosas. Y la mejor manera de cerrar este mes con broche de oro fue la de conmemorar el 40 aniversario de aquel inesperado concierto que ofrecieron The Beatles en la terraza de los estudios Apple como parte del documental Let it Be. Fin de enero. Fin.

Y hoy, primer día de febrero, se hará la primera celebración del "Día García", que consiste en una suerte de homenaje a Charly García, escuchando toda su obra musical durante éste día. Así es que voy rápidamente a buscar algunos discos del hombre del bigote bicolor para sumarme al homenaje.

Say No More
Publicar un comentario