domingo, septiembre 2

Bus



Existe un bus que no tiene paradas  ni rutas pre-establecidas; generalmente hace su recorrido en las noches, aunque esto no es una regla como tal, sino que radica en ese afán de dar mayor dramatismo a los pasajeros que esperan ansiosamente por él.
Para abordarlo se debe cumplir con los siguientes requisitos:

-Ser joven o por lo menos haber esquivado con algo de suerte: trabajos de oficina, reuniones sociales, matrimonio e hijos. 
-Haberse entregado en reiteradas ocasiones  al más descarado ocio: dejar que la vida resbale por las horas, minuto a minuto sin tener la voluntad  de hacer algo
-Tener  ex amigos del colegio o de la facultad que actualmente tengan vidas prósperas
-Haber formado parte de un triángulo amoroso no correspondido
-Volverse paranoico con la idea de estar siendo observado o perseguido por alguien
-Haber mandado a la mierda a todos
-Haber sido mandado a la mierda por todos
-Tener una canción para cada estado de ánimo
-Proferir insultos cada 5 minutos con lo primero que encuentre a la vista
-No tener la capacidad de hacer planes futuros

El destino del bus es incierto, lo único claro es  la posibilidad que brinda al pasajero: la de convertirse en un cero absoluto, esto es, la capacidad de comenzar una nueva vida: adoptar nuevas costumbres, formas de hablar, caminar, dormir. Vacaciones permanentes de uno mismo. Porque todo lo que se odia comienza con  la imagen que  devuelve el espejo. Ghost World 


Publicar un comentario